Devastador temporal inundó numerosas localidades del este

Un devastador temporal de constantes lluvias que se iniciaron el lunes y tuvieron su punto máximo en la madrugada de ayer causó estragos en distintas localidades del este provincial, más precisamente en el departamento Santa Rosa y en sectores de Los Altos. La copiosa caída de agua dejó como saldo cientos de evacuados y cuantiosos daños materiales. Afortunadamente no hubo que lamentar víctimas fatales.
Las lluvias venían siendo constantes desde el lunes y debido a eso los ríos El Abra, Manantiales, San Francisco, Alijilán y otros de las localidades de Bañado de Ovanta, Alijilán y Manantiales ya habían desbordado y dejaron aisladas las poblaciones del departamento. Pero en la madrugada de ayer el agua arrasó con las poblaciones e ingresó a las casas hasta más de un metro de altura. Fue durante esas horas que se vivió la situación más crítica, con el trabajo del Comité Operativo de Emergencia, conformado por distintos organismos provinciales y otras agrupaciones locales que colaboraron con los damnificados. Según estimaciones de quienes trabajaron en el lugar hubo alrededor de 700 autoevacuados durante la madrugada. Cerca del mediodía de ayer la situación se había podido estabilizar levemente, por lo que el director del SAME informó que quedaban 20 evacuados y 2 personas tuvieron que ser atendidas en un Hospital de Campaña, además, una mujer había sido trasladada hasta el hospital de Frías debido a que estaba embarazada.
Para los lugareños y las autoridades el panorama era desolador y superaba ampliamente lo sufrido el 6 de abril de 2014, cuando un temporal causó grandes daños en Bañado de Ovanta. De acuerdo con las apreciaciones, desde el lunes hasta ayer alrededor del mediodía, cuando cesó la lluvia, cayeron alrededor de 300 milímetros.
En tanto que el puente, que está ubicado en la Ruta Nacional N° 64 para ingresar a Bañado de Ovanta y por el cual ya se había impedido el tránsito desde la noche del lunes, en la mañana de ayer colapsó debido a que se había convertido en un dique de contención y terminó cediendo por el atascamiento de troncos y ramas. Al aumentar el caudal del río, el agua pasó por arriba de la ruta y se erosionaron los taludes laterales y las bases del puente, lo que destruyó completamente la calzada asfáltica. Por este motivo la única manera de llegar hasta la localidad es por Lavalle, desde la Ruta Nacional N° 157.
Las familias más perjudicadas fueron las ubicadas en los barrios 36 viviendas, 37 viviendas, La Cancha, 50 Viviendas y las localidades de Las Tunas, Ampolla y El Molle. Todas las personas evacuadas fueron alojadas en la iglesia de la localidad y en el Salón Municipal. Tanto el Hospital Distrital de Bañado de Ovanta como la Comisaría de la localidad quedaron prácticamente “bajo el agua”. La zona tampoco tenía el servicio de energía eléctrica debido a que en Lavalle cayeron 2 columnas del tendido de media tensión. Según explicaron desde Energía Catamarca SAPEM, la prioridad era darle el servicio a las bombas para asegurar el agua potable a la población.
300 Milímetros son los que, según estimaciones, cayeron en Bañado de Ovanta. El número es aproximado, ya que el lugar no cuenta con pluviómetros ni estaciones meteorológicas.
Fuente:elancasti.com.ar

Dejar un Comentario