Moisés y los diez mandamientos: la historia detrás del boom de las novelas bíblicas

Moisés y los diez mandamientos: la historia detrás del boom de las novelas bíblicas

El brutal éxito de Moisés y los diez mandamientos, la novela bíblica que en Argentina ya es un verdadero tanque, está lejos de ser un feliz accidente. Detrás de su realización, se encuentra un canal con mucha historia a sus espaldas, manejado por una de las personas más polémicas en Brasil que, con inteligencia, supo instalar la moda de las ficciones bíblicas.

1. Rede Record: nacimiento y muerte

En Brasil, el canal hogar de Moisés y los diez mandamientos es Rede Record, una señal que ostenta la medalla de ser una de las más viejas a nivel mundial. Fundada en 1953, no tardó en posicionarse como una de las más importantes del país vecino, que al año siguiente estrenó su primera serie: Capitan 7, una historia centrada en un superhéroe local en la línea de Superman y que fue transmitida con éxito a lo largo de 12 años.

En los sesenta, el canal comenzó una etapa de oro que lo consolidó como líder de su país gracias a una variada programación que incluía populares ciclos centrados en la música y en comedias ícono de la época como Familia Trapo. Pero a comienzos de los setenta, el rating del canal comenzó a bajar paulatinamente, mientras su histórico rival, TV Globo, estrenaba una serie de novelas que no tardarían en ganarse el favor del público. Para colmo, varios incendios le costaron al canal cuantiosas sumas que acentuaron el espiral de pérdidas económicas en el que parecía sumido. De esta forma, Rede Record entró en un período oscuro que ni el éxito de una novela como As Pupilas do Senhor Reitor pudo salvar. En esa década, el canal empezó a perder audiencia y para comienzos de los ochenta la situación era francamente grave. Lejos de las producciones propias y de las ficciones exitosas, Rede Record empezó a retransmitir contenido ajeno, perdiendo su identidad por completo. A los pocos años, el canal tocaba fondo y los números en rojo lo dominaban, pese a que 25 años atrás, era una fuerza televisiva imparable. Pero cuando la señal parecía destinada al fracaso y posterior desaparición, surgió en escena Edir Macedo para reescribir la historia.

2. Entre Dios, la tele y los negocios

Edir Macedo es una figura muy reconocida en Brasil, principalmente porque en 1977 fundó la Iglesia Universal de Dios, organización religiosa de gran alcance que, entre sus muchos emprendimientos, cuenta con el programa televisivo Pare de Sufrir, pieza neurálgica en la difusión de su mensaje. Si bien muchos lo consideran una figura indispensable y su carisma despierta todo tipo de fanatismos, Edir es también objeto de varias polémicas y acusaciones. En 1989, el hombre compró el canal por una suma mayor a los 40 millones de dólares (transacción que fue motivo de varias investigaciones), con la firme idea de convertir la señal en una plataforma para la difusión evangélica, pero debió cambiar de planes debido a una ley en la Constitución de Brasil. De esa forma, Edir reformuló su estrategia y paulatina (e inesperadamente) logró posicionar nuevamente a Rede Record como uno de los pesos pesado de su país, mientras que utilizaba las madrugadas como segmento especial para la aparición de los tele pastores, que incluso al día de hoy suelen frecuentar en más de doscientos países las noches televisivas.

Entre tanto, Macedo fue blanco de más y más polémicas y, en 1992, llegó a estar once días preso acusado de fraude, curanderismo y charlatanería. Si bien fue absuelto, con el tiempo enfrentó cargos por lavado de dinero y por estar vinculado a empresas offshoreen paraísos fiscales, habiéndose sospechado en más de una oportunidad que la principal fuente de sus ingresos, eran las donaciones de los fieles. Por su parte, él sostuvo siempre que era blanco de una persecución del establishment católico obsesionado por difamarlo.

3. La nueva Rede Record: muerte y resurrección

Bajo la firme batuta de Macedo, a partir de 1990, Rede Record resucitó con más fuerza que nunca. Con una programación que incluía segmentos para la mujer, noticieros sensacionalistas, pastores de medianoche y espectáculos de mal gusto (en 1995, un orador evangelista pateó la imagen de un santo, generando una controversia que llegó incluso hasta que Juan Pablo II), el canal logró una propuesta que para muchos era irresistible.

El estreno del reality Cidade Alerta, un programa del tipo Policías en Acción, pero terriblemente amarillista, se convirtió en un verdadero éxito que se prolongó por varios años. Por otra parte, el canal apostó a la retransmisión de programas extranjeros comoLos expedientes secretos X, Star Trek, e infantiles como El Laboratorio de Dexter. Con respecto a las producciones propias, en 1997 (luego de un paréntesis veinte años), volvieron a hacer ficción, siendo la primera de ellas Direito de Vencer. A partir de ahí, Rede Record apostó fuerte por las telenovelas y, en 2005, logró dos verdaderos éxitos:Isaura, la esclava y Prova de Amor, hits que pusieron nuevamente a la señal entre lo más alto de su país, y que le permitió pelear mano a mano con el canal líder de Brasil, Rede Globo (hogar de Avenida Brasil, El Clon, Rastros de Mentiras, y Xica da Silvaentre muchísimos otros éxitos).

4. Los diez mandamientos y el éxito de las series bíblicas

La llegada de Moisés y los diez mandamientos responde a la tendencia de la señal de imponer ficciones de corte bíblico. Gracias a la dirección de Edir, y a la posibilidad de invertir cuantiosas sumas de dinero en producciones más ambiciosas, el canal prestó especial atención a la posibilidad de instalar un nuevo tipo de ficción que no hubiera sido vista hasta el momento. Y en la génesis de esa moda, es imposible no destacar el rol fundamental de la guionista Vívian de Oliveira, una joven autora de novelas con especial facilidad para las historias de corte religioso. Con la brújula orientada hacia allí, Rede Record produjo, en 2010, la miniserie de diez episodios titulada La historia de Ester, basada en el Libro de Ester; y, en 2011, una segunda producción de 21 capítulos, tituladaSansón y Dalila, basada en el Libro de los Jueces y producida íntegramente en HD. Ambas ficciones fueron escritas por Vívian, logrando un buen nivel de rating y demostrando el interés de los televidentes por este tipo de ficciones. Fría y calculadamente, Rede Record comenzaba a explotar un nicho totalmente nuevo. En 2012, le vuelven a confiar a Vívian la escritura de un nuevo proyecto que se convierte en la serie Rey David, novela que le permitió al canal superar en rating a Rede Globo y cuyo éxito fue tan grande que incluso se vendieron los derechos para su transmisión en los Estados Unidos.

En lo que ya era tradición anual, el canal estrena en 2013 otra miniserie bíblica tituladaJosé de Egipto, que le supuso un nuevo pico de rating gracias a un nivel de producción ambicioso que los llevó a filmar en Chile y Egipto, entre otros lugares. El éxito de José de Egipto (también escrito por Oliveira) fue tan grande, que le permitió a Rede Record volver a colocar un éxito en los Estados Unidos, e incluso, en Japón, un mercado televisivo notablemente hermético. En enero de 2014, Rede Record hace su apuesta más fuerte y lanza la serie Milagros de Jesús, otra historia bíblica de una inversión gigantesca y que se ocupó de adaptar distintos pasajes de La Biblia.

Luego de una sobrada prueba acerca de la efectividad de las series bíblicas, Rede Record decide hacer su apuesta más grande: producir una novela de tono religioso y con un gran presupuesto. De esa forma, se suma al equipo una vez más Vívian y en marzo de 2015 se estrena la ficción bíblica más enorme del canal: Moisés y los diez mandamientos. Inaugurando definitivamente la categoría de “teledramaturgia bíblica”,esa novela supuso el éxito más importante de Record en materia de novelas encuadradas en ese estilo . Con un presupuesto por capítulo que superaba los 230 mil dólares, Moisés y los diez mandamientos se convirtió en el caballito de batalla más fuerte del canal de Edir Macedo, que gracias a esta ficción pudo destronar en el eterno liderazgo de Rede Globo. De esa forma, Moisés se coloca como el pico más alto de una moda creada por un canal que, con esta novela, no solo pudo adueñarse del rating en su país, sino que también logró meterse en una historia bíblica de esas que a Macedo tanto parecieran interesarle.

5. El futuro de las novelas bíblicas

Con la gallina de los huevos de oro en su poder, la jugada de Rede Record es seguir apostando por las novelas bíblicas. Por un lado, se encuentra José y la Tierra Prometida, que produjo con la intención de intercalar entre las temporadas de Moisés y que se espera sea uno de los platos fuertes de la televisión brasileña de este año. Para 2017, prepara otras dos producciones bíblicas cuyos títulos tentativos son Rio de Lázaro, y El Apocalipsis. El vicepresidente de Record, Marcelo Silva, dijo: “Lázaro va a ser nuestro Forrest Gump y varias historias estarán presentes. De forma hollywoodense, vamos a contar nuestras visión del Apocalipsis”.

Así y con nuevas novelas bíblicas en camino, Rede Record escala posiciones no solo en Brasil, sino también en el mundo, haciendo de las ficciones religiosas el exitoso sello de un canal conducido por Edir Macedo, uno de los hombres más cuestionados de la actualidad.

Dejar un Comentario