Un devastador terremoto dejó pánico, destrucción y 1500 muertos en Nepal

KATMANDÚ.- Escenas de pánico y terror se vivieron ayer en Nepal cuando un poderoso terremoto sacudió toda la región, derribó una histórica torre del siglo XIX en la capital, Katmandú, generó una mortal avalancha en el monte Everest y dejó cerca de 1500 muertos.

El ministro de Información nepalí, Minendra Rijal, afirmó que en su país murieron por lo menos 1457 personas. La cifra definitiva posiblemente triplique ésta, añadió. También los heridos suman miles.

Los relatos de las autoridades y de los habitantes de la capital y otras regiones fueron impactantes.

“Nos estamos enfrentando a una crisis tremenda aquí y es incluso difícil evaluar cuál puede ser la cifra de muertos y la extensión del daño”, dijo Mohan Krishna Sapkota, secretario en el Ministerio de Turismo.

Hubo informes de devastación en áreas montañosas y aisladas tras el terremoto de magnitud 7,9 ocurrido después del mediodía, el más potente en 81 años en el país, con epicentro 80 kilómetros al este de la segunda mayor ciudad de Nepal, Pokhara.

Mientras aumentaban los temores de un desastre humanitario en la empobrecida nación de los Himalayas de 28 millones de habitantes, el gobierno pidió ayuda extranjera. La India fue la primera en responder al enviar un avión militar con equipamiento médico y expertos en asistencia en desastres.

El sismo tuvo poca profundidad, lo que intensificó su fuerza destructiva, y derribó edificios, abrió grietas en las calles y llevó a muchas personas a salir al exterior mientras las réplicas sacudían sus dañadas casas.
En la capital, la venerada Torre Dharara colapsó; en su interior habría habido unas 200 personas. Construida en 1832 para la reina de Nepal, la torre de 60 metros de altura era un punto emblemático.

La turista india Devyani Pant estaba en una cafetería de Katmandú con amigos cuando “de pronto las mesas comenzaron a temblar y los cuadros de la pared cayeron al piso”, contó. “Grité y salí corriendo afuera. Ahora estamos recolectando cuerpos y llevando a los heridos a las ambulancias. Nos estamos viendo forzados a apilar varios cuerpos para que quepan”, agregó.

Se estima que unos 300.000 turistas extranjeros están en Nepal para la temporada de trekking y escalada de la primavera boreal. Los funcionarios estaban superados por las llamadas de familiares y amigos preocupados por sus seres queridos.

Por otra parte, por lo menos 13 personas murieron cerca del campamento base del monte Everest debido a una avalancha ocasionada por el devastador terremoto que sacudió Nepal y las regiones limítrofes.

El ejército indio rescató 13 cuerpos del campamento base y los trasladó al valle. Se trata de montañistas extranjeros que se estaban preparando para hacer cumbre. La búsqueda de más víctimas continúa.

La avalancha se produjo cerca del campamento base del Everest. Allí se encontraban cientos de montañistas para trepar a la cima más alta del mundo y a otras circundantes.

Nepal, un país ubicado entre la India y China, popular para los turistas aventureros, fue blanco de otros desastres naturales en el pasado. El peor terremoto en 1934 dejó más de 8500 muertos. Además la inestabilidad política debilita la habilidad del gobierno para manejar una crisis.

En 2001, Nepal ocupó los titulares mundiales cuando el entonces príncipe Dipendra baleó a diez miembros de su familia, incluido su padre, el rey Birendra Shah, antes de suicidarse. Una rebelión maoísta posterior tomó el poder, transformó el reino en una república democrática y abolió la monarquía en 2008.

Dejar un Comentario